Carta abierta a los políticos corruptos.By Ricardo Portabales Jr.

Querido político corrupto:

Te escribo esta carta sabiendo que ni tan solo obtendré respuesta, porque si me contestaras, te delatarías. Te quedarás callado. Eres un experto en callarte, mirar para otro lado y, amparado por el silencio, robar. Pero aunque nunca me contestes, yo tengo un par de cosas que decirte. Allá voy.

Como todos los políticos, tu has gestionado el dinero que es de todos. Lo que te hace diferente es que tú, político corrupto, una parte del dinero te la has metido en tu bolsillo.Para hacerlo has utilizado diversos métodos: cobras por dejar hacer cosas que no se pueden hacer, contratas servicios por valores más altos de lo que marca el mercado -obviamente a empresas de tus amigos o de familiares- compras terrenos, los recalificas y tú y tus amigos os quedáis la diferencia, dictas leyes que benefician a grandes corporaciones a cambio de un buen puesto cuando te retires... Lo que haces, en definitiva, es traspasar el dinero de todos a los bolsillos de unos pocos mediante mentiras y trampas.

Haz lo que quieras, político corrupto, pero te a viso: lo que haces es muy grave.Pensarás que ‘solo’ robas, que ‘si no lo hago yo lo hará otro’ o pondrás alguna otra excusa rastrera. Pero ve con cuidado, político corrupto. Eres mucho peor que un ladrón: eres el responsable de la muerte de niños, de accidentes de carretera y del sufrimiento profundo de centenares de miles de persones. Te lo explico.

El dinero que tu robas, el dinero que tú y tus amigos os habéis metido en vuestros bolsillos mientras cerrabais vuestros negocios sucios en restaurantes caros con manteles inmaculados, es el dinero que servía para hacer la vida de todos un poco mejor, más cómoda. Era el dinero que millones de trabajadores aportamos a la sociedad a cambio de unos servicios, a cambio de vivir en una sociedad dónde ningún niño vaya a la escuela sin desayunar, como ya pasa en nuestro país. Este dinero, político corrupto, era el que servía para construir nuevos hospitales, para pagar sueldos de médicos y enfermeras, para cuidar las carreteras, para repintar sus líneas blancas cada cierto tiempo, para pagar profesores, calefacciones de escuelas, asistentes sociales, policías, conductores de ambulancias, universidades, transportes públicos, pensiones... el dinero que has robado, desgraciado, es el que sirve para pagar todo eso.

Pero como hasta ahora había habido mucho dinero en la caja pública, tus rapiñas no se notaban mucho. Había tanto que aunque tu te quedases una parte, el resto de las cosas se podían ir pagando. Pero llegó la ‘crisis’, político corrupto y ahora no hay suficiente. Ahora es cuando se ve la verdadera dimensión de tu delito, de tu crimen. Porque hay que llamar a las cosas por su nombre. Lo que tu has hecho es un crimen contra la sociedad.

La falta de dinero público está haciendo que la pintura de una carretera no se renueve con la frecuencia adecuada y, una noche de lluvia una familia morirá estampada contra un árbol... y será culpa tuya. No habrá dinero para pagar suficientes ambulancias y un señor mayor morirá en su casa esperando que alguien venga a atenderlo. Porque ahora las ambulancias tardan una media de 15 más que antes en llegar a los sitios y cuando lleguen el señor habrá muerto de un ataque de corazón. Y será culpa tuya. Si estás en activo, sinvergüenza, encima dirás que hemos estirado más el brazo que la manga, que “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades”.



Sigo. Como has robado dinero de la caja de todos, no habrá suficientes asistentes sociales para tratar adecuadamente el caso de una mujer golpeada y un día la encontrarán muerta porque no había recursos para más jueces, para más Seguridad, para hacer un seguimiento del caso... no hace falta mencionar que el culpable de esta muerte eres tú, aunque salgas por la televisión con la cara compungida.

Un día un chico irá caminando por una calle oscura -porque no hay dinero para pagar la luz de las farolas- y será asaltado. Nadie lo ayudará porque ya no hay dinero para patrullas en aquella zona porque te lo has quedado tu, indigno. O tal vez si que pasará la patrulla, pero uno de los agentes morirá porque una bala le atravesó el corazón...porque no hay dinero para comprar chalecos antibalas... tu pensarás desde tu inmundo chalet de lujo: “que malos son los ladrones” y si sigues en activo dirás que “hay que atajar la inseguridad ciudadana”... cuando el culpable eres tú.



Podría seguir todo el día: escuelas sin calefacción, centros sanitarios cerrados, funcionarios sin cobrar, servicios sociales colapsados...

Esta noche, cuando te vayas a dormir, en tu casa de lujo en una urbanización que difícilmente podrías pagar si fueses honesto, mira dentro tuyo. ¿Vale la pena cargar con estas muertes y estas injusticias a cambio de unes sabanas limpias, unos restaurantes caros, de un coche y una cuenta corriente bien nutrida? Yo creo que no, pero como eres eso, un político corrupto, de ti se puede esperar cualquier cosa.

Por eso, lo único que me queda por decirte es que mereces mi más absoluto desprecio, que eres peor que todos los ladrones que llenan las prisiones y que eres la vergüenza de la especie humana.

¿No te gusta lo que oyes? ¿No te gusta lo que digo? Pues tienes dos opciones: devolver todo lo que has robado o ponerme una denuncia por injurias.. pero para hacer cualquiera de las dos cosas has de dar la cara. Y eso ya sabemos que no tienes valor de hacer, porque además de un miserable, un asesino, un traidor y un ladrón, eres un cobarde.

Político corrupto, el refranero es claro: “A todo cerdo le llega su San Martín”. Que duermas bien... mientras puedas. Muy cerca de tu lujosa casa hay gente que este invierno no tiene para calefacción y harán fuego con cualquier cosa que arda.









Mi tierra en el corazón la tierra que me robaron By Ricardo Portabales Jr




Operación Nécora.

Baltasar Garzón.

Ricardo Portabales Jr. 20 años después…

Resumen de mi llegada a mi pueblo... Quiero compartirlo con
vosotros.

La morriña o nostalgia es un sentimiento propio en todos los
seres humanos amigos. Sin embargo, para los gallegos es mas que un simple
sentimiento, es un sello particular de identidad.
La morriña de aquel gallego que un día —sin desearlo—dejó
atrás su familia, su casa en la aldea, su amada y verde campiña, sus amigos y
emprende viaje hacia tierras desconocidas y no pocas veces ingratas... donde
permanece lejos de todo lo que ama, donde los años transcurren en silencio
cómplice con la tristeza…

Esa morriña llega a convertirse en un sentimiento que
desgarra el alma. Morriña del emigrante le llaman que alguna vez lloró la
muerte de sus padres, abuelos o familiares sin volverles a ver… y quizás,
acolitado por esa misma morriña, también le llegó la muerte sin volver a ver su
Terra Nai.
Como esa morriña no hay otra igual y hay que ser gallego y
sobre todo emigrante para comprenderla a fondo.

Los hijos de los gallegos, vivimos otra forma de morriña, no
por ello menos profunda. Una morriña que va gestándose en nuestro interior
desde la cuna., cuando nos adormecíamos con un canto de cuna en gallego que,
aunque no entendía bien, sonaba en labios de mi madre o abuela a arrullo de
ángeles.

Cuando mis abuelos me contaban de Galicia y sus labios, como
diestros pinceles sobre un lienzo, me pintaban con detalle la vieja aldea, las
altas montañas, el límpido cielo, los verdes valles, las frondosas carballedas
o Carballeiras y castiñeiros, y sus viejos animales así como nuestro himno
gallego el corazón parecía estallarme de emoción...

Incluso llegaba a imaginarme escuchar el canto de la abubela
(pájaro) o el reclamo de la pega en una fría mañana primaveral...

Poco a poco, al paso de los años, estando escoltado por las
fuerzas de seguridad del estado y sin salir de mi refugio, no por que no
quisiera, si no por que no me dejaban, fuí creando en mi corazón un álbum de
recortes y empecé a sentir mis primeras morriñas…

Morriña por conocer lo que dentro de mi alma, ya conocía.
Recuerdo cuando joven, que trataba de entender la morriña de mi abuela, que fue
quien me crió, cuando me contaba lo verde que eran los prados de su aldea. Y yo
le decía: «Pero abuela, aquí también todo es verde», y con un quedo tono de
voz, propio de su profunda morriña me decía: «Meu fillo, non é a mesma herba».
¡Vaya por Dios, ahora comprendo cuanta razón tenía…muy verdes eran ambas pero
no eran las mismas yerbas.

Así pasan los años y vuelvo a mi tierra, ya muertos nuestros
abuelos, Me llega el momento en que me libero de todo lo que me ata a Madrid en
el entorno del día a día y entonces, llego a Galicia por primera vez…

Llevába, como equipaje del alma el «álbum de recuerdos» que
guardaba desde pequeño… en la garganta un nudo de profunda emoción…y una
lágrima delatora empaña mi mirada ansiosa mientras miraba por la ventanilla del
tren.

Allí está el viejo ya reformado con los años pueblo de mis
abuelos “Marín” y mas allá la casa de mi madre o lo que quedaba de la casa de
mi madre ya en ruinas “Estribela de Arriba” reconozco todos los lugares que
guardaba en la lembranza de mi memoria.

Ese día, la vetusta capilla de Placeres, engalanada para la
fiesta de San Antonio…con sus vibrantes campanadas parecía celebrar mi llegada.

Emocionarme hasta lo mas profundo de mi ser con el abrazo
apretado y salpicado de lágrimas de esa familia que nunca había podido
estrechar pero que conocía hasta cada uno de sus nombres.

Es entonces cuando recibí, lo que he dado en llamar, el
bautizo con Auga Meiga, agua nacida de las lágrimas que no se pueden contener.
Desde ese día hasta el último de nuestra existencia, viviremos la eterna
morriña por volver a ésa… Nosa Terra que nos embrujó robándonos el alma. Porque
Galicia vivió siempre, sigue viviendo y vivirá por siempre en nosotros…porque
soy Gallego.



Ricardo Portabales Jr.

Para los que se hacen los ciegos y los sordos, y lo digo con todo el respeto a los ciegos, y sordos, valga la redundancia:




Hoy quiero recordarle algo, a la Audiencia Nacional de Madrid, al Ministerio del Interior, y a la Comisaría de Seguridad Ciudadana de Madrid.

primero, recordarles a estos tres jueces que firmaron la sentencia de echarnos a la calle, y que muchos españoles no están de acuerdo con la misma, solo decirles no solo a ellos, sino a Interior y a la Comisaría General de Seguridad Ciudadana de Madrid, que lo habéis hecho muy bien... No solo supuestamente  "quitásteis" a Garzón del medio, sino que para deshaceros de la familia Portabales, una de las mas protegidas de la historia de nuestra España, buscasteis esos tres jueces que firmaran el dicho auto de los “cojines”, no un juez, sino tres, echando a mi madre a la calle y a mi familia como perros al campo.



Lo queríais atado y bien atado… dije tres ¿no? tres jueces. Jueces de la Audiencia Nacional, ellos, seguro no tienen la culpa... (Pienso) pero deciros repito, que trabajáis de madre, a una familia española que podría ser la vuestra y conciudadanos vuestros, que nos den por donde mas nos duela verdad? (y no me llamen Trolls), ya que pertenezco al estado, desde los 14 años, y ustedes casi me han criado.


Quiero dejar constancia también, que nadie me aconseja, nadie me da detalles de lo que debo o no debo decir es mi opinión, no solo como ciudadano sino como hijo del estado, ustedes tuvieron la guardia y custodia no solo de mí, sino de mi familia entera, madre y hermanos pequeños y como pasa en muchos hogares a los 18 años nos echan a la calle, en este caso 19. 


Al menos han tenido el detalle valga la redundancia de dejarnos un año más en su casa... Bueno… “en la casa de todos los españoles”.pero los padres, ayudan a sus hijos y les dan formación. ¿Donde ustedes nos la han dado?, ¿donde ustedes, todos esos años sin cotizar a la seguridad social, quien los paga?, el sufrimiento de unos niños y mi madre, ¿quien lo paga?, no pasa nada, repito, tenemos manos  para salir adelante, pero… ¿ni un maldito piso de protección oficial…? después de los servicios prestados a España, y hacer de una familia lo que les ha venido en gana por parte de algunos… solo a la calle.

Y no solo eso, ni siquiera un teléfono para llamar, y decir si necesitáis algo estamos aquí, ni eso…






Los tres jueces que firmaron el auto son, con todo el respeto a esos jueces:








El presidente de la sección tercera de la sala penal, Félix alonso Guevara, el ponente Guillermo Ruiz Polanco y María de los Angeles Barreiro, queda claro que consideran que “los argumentos de los recurrentes, (ósea mi familia) son inaceptables”.


¿Inaceptables!!? inaceptable es echar a una familia a la calle exponiéndola al peligro las 24h del día y dando la vida por su país, ustedes, alegan o les alegaron, que hemos prescindido de la escolta cuando hemos querido, mejor dicho cuando nos ha dado la gana, ¡¡mentira!! ¿Quien les ha dicho eso?ellos”, ¡seguro! claro, son los mismos que se pusieron en contacto con la Audiencia Nacional, ¿verdad? ahora pregunto:



¿Y por qué entonces, Baltasar Garzón, nos dice directamente: ¡que no es justo lo que nos han hecho!! Que lo sentía mucho nos decía!! pero que como lo habían apartado, retirado del “caso” movería algunos hilos para ayudarnos… Ya…  ¿Casualidad? ó ¿Causalidad? Nada!! Basura!! Mientras mi madre que se pudra. Uno de los jueces me dijo directamente y en su despacho de la Audiencia: Ricardo se ha cometido un error con la familia POrtabales, un error administrativo por parte del MISNISTERIO DEL INTERIOR DE ESPAÑA. Tomen notas.




Y claro… como Portabales esta en Sudamérica, y la familia la estamos manteniendo, pues… a la calle, ya que Portabales no quiere seguir supuestamente con nosotros, aparte de todo esto, que me importa un carajo, perdonen las expresión, ¿que culpa tenemos nosotros de los chanchullos que desde Interior ó desde la jefatura superior tenían con Portabales?


A nosotros eso no nos importa repito, pero sí que nos importa que ni si quiera den un detalle a la familia de agradecimiento por parte del estado. (Mi segunda familia) y se restablezcan nuestros legítimos derechos como ciudadanos, ni una medalla ni un beso ni un abrazo ni un numero de teléfono al cual llamar, ni un piso para vivir señores!! Para vivir dignamente!!

No quiero extenderme mas, se que “algunos” les cansa leer, pero señores, solo justicia, justicia a una familia que no solo pertenece al estado sino a todos los españoles de bien y de buena voluntad, ¿me ha quedado bien verdad?

Pues con esta clase de florituras halagan ustedes a la gente, para hacer de ellas, lo que les viene en gana.


Posdata: Si no se expresarme muy bien, o escribir, como me gustaría, ustedes son los que me dieron los estudios.


Tres jueces, manda huevos. 


Ricardo Portabales (hijo)














La juez que grabó a Garzón















Hubo un tiempo en que la juez María Servini de Cubría, la misma que ahora ha solicitado la detención de cuatro supuestos torturadores franquistas, viajó a España y grabó una conversación privada con el juez Baltasar Garzón sin que él fuera consciente. Garzón investigaba a Amira Yoma, cuñada del entonces presidente Carlos Menem (1989-1999), por supuesto lavado de dinero proveniente del narcotráfico. A Servini de Cubría se le acusó de paralizar las gestiones de Garzón, de evitar la extradición a España de Yoma, de ser las juez que “servía y encubría” las corruptelas de Menem. “Yo tuve que grabar una conversación con Garzón porque era la única prueba con que contaba para demostrar que la detención de Amira [Yoma] no se había pedido”,declaró la juez en una entrevista concedida a Página 12 en 2002.
Aquel fue el año aciago de Servini de Cubría. Esta doctora en leyes de 76 años, hija y nieta de jueces, madre de dos hijos abogados, abuela de cinco nietos y viuda desde hace tres años, ha tenido el honor de ser la primera juez del país que restituyó a un nieto desaparecido durante la dictadura a su familia biológica. Y lo hizo en 1977, en plena dictadura. Pero en 1992 su popularidad cayó. Aquel año presentó un Amparo Judicial para que se censurase una sátira que iba hacer sobre ella en televisión el humorista Tato Bores. Servini de Cubría ganó el caso, pero decenas de famosos se solidarizaron con el cómico y grabaron una canción con una sola frase: "La juez Buruburubudía es lo más grande que hay", que aún resuena en la sociedad argentina.
La juez continuó su carrera. En 1994 investigó el asesinato del general chileno Carlos Prats y su esposa que se había producido en Buenos Aires en 1974 a manos de sicarios de la dictadura miliar de Augusto Pinochet. La secretaria judicial que llevaba la causa a las órdenes de la juez, recuerda: ”Cuando íbamos a Chile a tomarle declaración a los militares de la dictadura le llegaron a tirar comida de perro. Había helicópteros que seguían la camioneta de la doctora por aquellos desiertos de Chile. Pero ella no se detuvo en ningún momento. Y al final, en Chile se le ha reconocido su trabajo y la han invitado a dar conferencias sobre derechos humanos”.
En su despacho del juzgado federal número 1 de Buenos Aires hay fotos de ella en Chile junto a alguno de los jueces más prestigiosos del país, hay documentos donde las Abuelas de la Plaza de Mayo le agradecen sus servicios, hay también una foto de barcos –le apasiona la náutica—y decenas de lechuzas. “Tiene más de cinco mil; las colecciona desde hace muchos años”, aclara uno de sus colaboradores.
Servini de Cubría es también la única juez electoral en la capital de Argentina. Lo cual significa que cuenta con 300 personas a sus órdenes en la secretaría electoral -encargada, entre otras funciones de supervisar el censo- y unas 40 en el juzgado 1 de lo Criminal. Es en este último donde se acumulan las 4.153 hojas de la querella presentada por las víctimas del franquismo.
Los colaboradores de “la doctora” salen al paso de algunas críticas que han surgido tanto en España como en Argentina. “Desde España hemos leído que la doctora busca protagonismo”, indica uno de sus tres secretarios judiciales. “Y no hay nada más alejado de la realidad. Ella desestimó el caso en 2010, cuando el fiscal argentino se expidió en contra de la querella presentada aquí, ya que ella no podía actuar de oficio. Y volvió a tomarlo en septiembre de 2010, cuando los tres jueces de la sala segunda de la Cámara Federal se pronunciaron a favor de los querellantes y en contra del fiscal argentino. En las dos ocasiones lo que ha buscado es cumplir con su deber”.
La otra cuestión que ha causado mucho malestar a Servini de Cubría han sido unas declaraciones vertidas el pasado miércoles en un artículo publicado por el diario argentino La Nación. En el citado texto, un cargo del PP cuyo nombre permanece en el anonimato especula sobre las razones que pueden haber llevado a la juez a ordenar la detención de cuatro supuestos torturadores. “No será una forma de presionar por la falta de acuerdo en la expropiación de Repsol?”, pregunta el funcionario del PP.
“¿Qué tendrá que ver Repsol con todo esto?”, se pregunta uno de los ayudantes de la juez. “Eso es una falta de respeto por el trabajo que se ha venido haciendo por este juzgado. Además, aquí el Gobierno argentino no ha tenido nada que ver. Absolutamente nada”.
Una década después de que los caminos de Garzón y Servini de Cubría se cruzaron, los dos jueces volvieron a encontrarse en el despacho de ella. Fue el pasado mayo, cuando Garzón prestó declaración en la causa de las víctimas. “Garzón declaró muy bien, se despidieron con un beso y los dos mantienen una relación cordial”, aclaran los ayudantes de la juez.